Valencia: Hallan a una anciana de 80 años quemada y con señales de violencia en su casa de Utiel
02/03/2012 versión para imprimir

J. FERRER/T. DOMÍNGUEZ VALENCIA
La Guardia Civil investigaba anoche la muerte violenta de una anciana de 80 años, Esperanza Cutanda Fuertes, en su casa de Utiel, ubicada en el número 31 de la calle Parchel, en el casco urbano del municipio. En principio, todo apunta a que la mujer fue asesinada y que posteriormente fue quemada, ya que la víctima presentaba señales de violencia cuando fue encontrada por un familiar que acudió a la casa porque no respondía a sus llamadas.

La muerte de Esperanza fue descubierta alrededor de las nueve menos cuarto de la noche de ayer, cuando el familiar llamó al 112 y alertó de que la mujer estaba quemada, en el interior de su casa, aunque en ese momento el fuego ya estaba prácticamente extinguido.

Una dotación de bomberos del parque de Requena, perteneciente al Consorcio Provincial, acudió al domicilio, pero apenas si intervino. Así mismo, se personaron patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local de Requena.

En cuanto observaron la escena y el estado del cadáver —el foco del incendio apenas ocupaba un diámetro de un metro en torno al cuerpo—, decidieron pedir la presencia del equipo de Policía Judicial de Requena, así como del grupo de Homicidios y el equipo del laboratorio de Criminalística, ambos desplazados desde la Comandancia de Valencia.

Insinuaciones veladas
Al cierre de esta edición, la hipótesis más probable es que el fallecimiento de Esperanza obedeciese a un crimen, si bien no se habían cerrado otras líneas de investigación como una posible muerte accidental. Anoche, no había trascendido qué tipo de señales de violencia presentaba el cuerpo de la anciana, que residía sola.

En principio, las puertas de acceso a la casa no estaban forzadas y no había señales en la vivienda que permitiesen suponer que se había producido un robo.

Un vecino hizo referencia anoche a que Esperanza era muy confiada «y dejaba entrar a cualquiera en su casa, incluso a gente que no se lo merecía».

La Guardia Civil acordonó la calle Parchel para facilitar la labor de los investigadores y evitar el acercamiento de curiosos.

Los investigadores interrogaron a todos los vecinos de la calle, para saber si alguien había escuchado o visto algo sospechoso. A la una de la madrugada, el cadáver permanecía en el interior del domicilio, a la espera de que el juez ordenase el levantamiento, una vez concluida la inspección ocular. La autopsia que se le practicará hoy en el Instituto de Medicina Legal en Valencia determinará definitivamente si se trata o no de un homicidio.

 



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.