Valencia: Un hombre mata a golpes a una mujer tras invitarla a subir a su casa
01/03/2012 versión para imprimir

Un hombre de 40 años de edad y nacionalidad española mató en la madrugada de ayer a una mujer en un edificio situado en el cruce de la calle Tres Forques y la avenida Pérez Galdós en Valencia. El presunto autor del crimen fue detenido unos 10 minutos después por la Policía Nacional en el centro de la ciudad. El sospechoso llevaba la ropa manchada de sangre y un cuchillo cuando fue apresado en la calle Balmes.
Los gritos de la víctima despertaron a varios vecinos, que llamaron a la Policía o se asomaron por la mirilla de su puerta, como hizo Benito Grande, un inquilino del tercer piso. Eran las cinco de la madrugada. Al lugar de los hechos acudieron con urgencia varias patrullas de la Policía Nacional. Los agentes descubrieron el cadáver de la mujer en el portal de la finca.
El homicida escondió el cuerpo en un trastero donde los vecinos guardan bicicletas y utensilios viejos. «Había señales de arrastramiento y la puerta del trastero estaba abierta», explica un inquilino del inmueble. Un médico del SAMU certificó la muerte de la mujer y dejó el camino libre a los investigadores y el forense.
Un equipo de Policía Científica realizó una minuciosa inspección en el portal del edificio, el cadáver y las escaleras, donde un rastro de gotas de sangre llevó a los agentes hasta el piso donde residía el detenido: la puerta 10 en la quinta planta de la finca. Mientras tanto, agentes del Grupo de Homicidios recogían los primeros testimonios de un compañero de piso del homicida y de varios vecinos que habían oído golpes y gritos.
La jueza de instrucción número 2 de Valencia se desplazó al lugar, concretamente el número 1 de la calle Tres Forques, para supervisar las primeras investigaciones policiales. El forense y los agentes de la Policía Científica apreciaron numerosos golpes en el cuerpo de la víctima, así como heridas que podrían ser cuchilladas a la espera del informe de la autopsia.
Según la reconstrucción de los hechos realizada por la Policía, el homicida bebió una botella de vino durante la cena con un compañero de piso. Ambos residen en sendas habitaciones realquiladas por un tercer hombre, que también vive en la vivienda. Uno de los inquilinos se marchó a trabajar, el otro se fue a dormir a su habitación y el ahora detenido invitó a una mujer a subir a su casa con intenciones que no han trascendido. La víctima, que no llevaba ningún documento de identidad, recibió una paliza mortal sobre las cinco de la madrugada. Un vecino escuchó sus gritos poco antes del crimen. «Oí golpes y luego la mujer gritó algo en un idioma extranjero», asevera Benito Grande.



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.