Sevilla: Mata a su cuñada y se suicida tras una disputa familiar por una herencia
09/12/2010 versión para imprimir

Un hombre de 47 años, Alfonso Rodríguez, se atrincheró ayer con una escopeta en la vivienda de su madre en Morón de la Frontera, donde asesinó a su cuñada, Rosario Mendoza, para después quitarse la vida con un disparo. Esta tragedia comenzó a las 16:00, cuando el homicida se atrincheró en el número 10 de la calle María Auxiliadora. En la vivienda se encontraba, en ese momento, la madre de su cuñada; su cuñada, que tenía 49 años; y una nieta de ésta de sólo cuatro años de edad.

Varios testigos presenciales explicaron que este individuo, que se encontraba bajos los efectos del alcohol y de las drogas, acudió al domicilio para enfrentarse con uno de sus siete hermanos, el marido de la víctima, con el que mantenía una disputa familiar por una herencia. Al parecer, Alfonso Rodríguez había recibido recientemente una carta del juzgado que lo había enfurecido. Según dicen los vecinos, ya había amenazado a la víctima con anterioridad y en reiteradas ocasiones.

Dotaciones de la Policía Local y de la Nacional se trasladaron hasta el lugar al conocer que las dos mujeres y la niña estaban retenidas. Los agentes recibieron múltiples disparos de Alfonso Rodríguez, que los amenazó en varias ocasiones. Ante esta situación, los agentes avisaron a un experto policial para que ejerciera como negociador. Durante la negociación, Alfonso Rodríguez exigió a los agentes que le entregaran una papelina, mezcla de varias drogas y amenazó con matar a sus rehenes si no lo hacían, según explicaron testigos. Con la intervención de este experto en negociar se consiguió que a lo largo de la tarde dejara salir del inmueble tanto a la madre de su cuñada como a la menor. Ambas tuvieron que recibir atención por el estado de nerviosismo en el que se encontraban tras pasar al menos tres horas retenidas.

Alfonso Rodíguez, que "estaba muy nervioso y fuera de sí", no dejó salir de la vivienda a su cuñada, y en un momento dado, en torno a las 21:00, se escucharon varias detonaciones procedentes del interior del inmueble. En ese momento los agentes policiales se dispusieron a entrar en el lugar de los hechos, donde encontraron los cadáveres de la mujer, con dos tiros en la cabeza, y del homicida. Las primeras investigaciones apuntan a la disputa por la herencia de la vivienda como el principal motivo que llevó a A. R. a retener a sus familiares y a asesinar a su cuñada. La víctima era madre de tres hijos y trabajaba como auxiliar de enfermería en la cárcel de Morón de la Frontera.

En la intervención policial participaron agentes de la Policía Local de Morón de la Frontera como de la Policía Nacional, así como efectivos del Grupo Especial de Operaciones (GOES) de este último cuerpo. Anoche, los investigadores de la Policía Científica se encontraban trabajando sobre el terreno para analizar las circunstancias del suceso. Al cierre de esta edición, varias patrullas policiales permanecían en el lugar de los hechos y la juez encargada del caso procedió al levantamiento de los dos cadáveres.
 



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.