Madrid: Dos detenidos en Torrejón por la muerte de una mujer
02/09/2010 versión para imprimir

El País.

La Policía Local de Torrejón de Ardoz detuvo el pasado 25 de agosto a dos hombres de nacionalidad colombiana para esclarecer las circunstancias de la muerte de una mujer de 25 años, también originaria de este país sudamericano, según informan fuentes de la investigación, que relatan que uno de los arrestados era la pareja sentimental de la fallecida. De confirmarse que intervino su novio en la caída desde un cuarto piso que le costó la vida a esta mujer, cuyo nombre era Amparo, el número de fallecidos de forma violenta en Torrejón de Ardoz en un mes de agosto se elevaría a tres. Además, serían ya desde enero 44 las mujeres muertas en toda España a manos de sus parejas.

IU de Torrejón de Ardoz acusó ayer al Ayuntamiento (PP) de ocultar la muerte violenta de una mujer en el municipio, ya que se defendió que se trataba de un suicidio, incluso el día después de la detención de los sospechosos. Un portavoz del Consistorio negó estas acusaciones.Fuentes de la investigación explican que Amparo, de 25 años y madre de un hijo de corta edad perdió la vida tras precipitarse desde la ventana de un cuarto piso del número 27 de la avenida de la Virgen de Loreto, en el que vivían unos familiares suyos y donde, según varios vecinos, se había refugiado huyendo de su pareja. Las primeras pesquisas indican que la fallecida cayó cuando trataba de pasar por el exterior de una ventana a otra de la vivienda, sin concretarse los motivos por los que obró de esta forma.

Los hechos ocurrieron a las cuatro de la tarde del pasado 25 de agosto. Los vecinos de uno de los pisos inferiores en cuya terraza cayó Amparo oyeron un fuerte ruido. Sobre el toldo hallaron el cuerpo ensangrentado de la mujer.

Los municipales detuvieron a los dos hombres que se encontraban en la vivienda desde la que se había desplomado. Los agentes de la Policía Nacional se hicieron cargo de los sospechosos, uno de ellos pareja de la fallecida, que pasaron a disposición judicial. Según las mismas fuentes, la declaración de los arrestados fue contradictoria, lo que aumenta las sospechas de que la muerte de Amparo pudo no ser un suicidio, tal y como pensaron en un principio los agentes que se encargaron del caso.

Mientras los hechos están siendo analizados por una investigación que lleva a cabo el Juzgado de Violencia contra la Mujer número 1 de Torrejón de Ardoz, una de las vecinas, que ha solicitado que su identidad no se haga pública por miedo a represalias, asegura que Amparo, a quien conoció días antes de su muerte, llevaba una semana "huyendo de su marido". "Se refugiaba en viviendas de familiares para no ir a su casa", explica. "Tenía miedo, pánico, auténtico horror a su pareja". "Me contó su problema dos días antes de su muerte", relata esta vecina. "No quería ir a su casa, ya que estaba segura de que su pareja la iba a matar. Quería dormir esa noche en la mía. Me agarró del brazo y me suplicó. Yo le dije que no tenía ningún problema en acogerla, pero que tenía que denunciarle, ya que de lo contrario el problema se mantendría. No me hizo caso. Estaba aterrorizada y continuamente miraba a los lados como si esperara la presencia de su pareja. Al final ha muerto".

Los vecinos de Amparo, y los clientes de algunos de los locales de copas que frecuentaba, sostienen que la gente de su entorno sabía que el compañero sentimental de esta mujer le pegaba: "Estaba en los bares tomando bebidas alcohólicas desde primera hora de la tarde. Y ahí permanecía todo el tiempo hasta que cerraban. Creo que se refugiaba en el alcohol para superar esta situación. Siempre tenía hematomas en la cara", explica esta mujer en presencia de su marido, que también conocía a la fallecida y que corrobora las declaraciones de su esposa.

Estas dos personas sostienen también que, tras la muerte de esta mujer, decenas de personas acudieron al lugar de los hechos y que entre ellos se encontraban dos jóvenes que habían acompañado a la pareja de Amparo hasta el portal de la casa donde se encontraba la víctima: "Decían que se habían ido de cervezas, y que en un momento la pareja de esta mujer se empeñó en ir a verla a la casa de unos familiares. Por eso no creo que Amparo se tirara sola por la ventana", destaca esta mujer.

Otras personas que conocían a la fallecida pusieron de manifiesto ayer a este periódico que esta mujer vestía en los días anteriores a su muerte de forma muy desaliñada y estaba muy poco aseada. "Nunca dormía dos días en el mismo sitio, según nos dijo. Además, cuando vimos las zapatillas que cayeron a la calle nos dimos cuenta de que eran las mismas que llevaba todo el tiempo, ya que apenas disponía de dinero".



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.