Sevilla: Un hombre mata a su mujer de un tiro de escopeta y luego se suicida
28/07/2010 versión para imprimir

Cuentan los vecinos que Francisco Bellido, Curro, llevaba unos días raro, que saludada, educado como siempre, pero que apenas se paraba a hablar con nadie, que se le notaba algo extraño en la cara. "Ya estaría pensando lo que iba a hacer", explica Isabel, vecina de una casa situada enfrente a la de Curro y Teresa, su mujer, a la que mató presuntamente de un tiro de escopeta antes de quitarse la vida el pasado lunes. "Los dos estaban enfermos, ella sufría una depresión y tenía un tratamiento psiquiátrico muy fuerte. Venía a mi casa y yo charlaba con ella. Hace tres semanas dejó de venir y no la he vuelto a ver".


El crimen ocurrió el lunes en el número 10 de la calle Maestro Aparicio, en la barriada de Consolación de Dos Hermanas. Un hermano de Francisco que vive en la misma calle y una tía de Teresa fueron quienes descubrieron los cadáveres a las once de la mañana del lunes y llamaron al servicio de emergencias 112 para avisar del suceso. El hermano iba a diario a la casa del matrimonio, pero en esta ocasión lo hizo después de que recibiera una llamada de la madre de Teresa, muy mayor, preocupada porque su hija no contestaba al teléfono.
 
Los dos cuerpos estaban en el dormitorio. La primera hipótesis apunta a que Francisco la mató de un disparo y luego se descerrajó un tiro él mismo. La Policía no halló ningún signo de resistencia en la casa, ni tampoco en el cuerpo de Teresa. No había nada revuelto en el interior de la vivienda ni tampoco el cadáver de la mujer presentaba heridas de defensa u otras lesiones compatibles con que intentara evitar la muerte. Esto ha llevado a los investigadores a barajar la idea de que el de Teresa fuera un homicidio consentido. Incluso en el domicilio se encontró una carta en la que explicaban los motivos por los que el matrimonio había decidido acabar con su vida. Avala esta teoría el hecho de que jamás haya existido una denuncia contra Francisco por malos tratos. "Quien diga que Curro era mala persona miente. Era una bellísima persona. Siempre atento, educado, y siempre pendiente de ella. Creo que lo que ha pasado aquí tiene poco que ver con la violencia de género", relata otra residente en el barrio.
 
La pareja, natural de la localidad gaditana de Zahara de la Siera, sufría una fuerte depresión desde que hace aproximadamente nueve años su hijo único se suicidara arrojándose al vacío. Los hechos ocurrieron cuando el matrimonio residía en Barcelona. La muerte del hijo hizo que se trasladaran a Dos Hermanas buscando un cambio de aires. "Él también sufría una enfermedad. Es muy probable que se le hubiera agravado y viendo que el final estaba cerca decidiera acabar también con ella. Realmente, si es así, este crimen fue un acto de caridad puesto que ella no sabía valerse sin él. Curro era sus pies y sus manos. Él lo hacía todo porque ella estaba muy mal", explica otra vecina del barrio.
 
El número 10 de la calle Maestro Aparicio permanecía ayer sin precintar. En el taller mecánico ubicado justo frente a la casa nadie sabía nada. "Ayer (por el lunes) fue fiesta en Dos Hermanas -la patrona del municipio es Santa Ana, festividad que se celebra el 26 de julio- y hasta hoy no nos hemos enterado de nada. Los conocíamos a los dos de salir y entrar, pero nada más", explicaba uno de los trabajadores de este negocio. Junto a la puerta del taller, un cámara de televisión filmaba la entrada de la casa donde se encontraron los dos cadáveres.



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.