Bilbao: Un hombre con orden de alejamiento mata a su pareja en un piso
27/07/2010 versión para imprimir

Amelia Amaya Jiménez, de 36 años, falleció presuntamente a manos de su pareja, Antonio G. J., de 42, el domingo, en Bilbao. La víctima le había denunciado el pasado mes de mayo por malos tratos y sobre él pesaba una orden de alejamiento. Todo sucedió de noche, en el domicilio en el que vivía la mujer, según fuentes de la investigación. Jiménez recibió diversos golpes que le provocaron la rotura de varias costillas, el bazo y una grave hemorragia abdominal.

Sobre las siete y media de la mañana de ayer, la Ertzaintza recibía una llamada en la que le alertaba sobre el fallecimiento de una mujer en un domicilio del barrio bilbaíno de Txurdinaga. El cuerpo de Jiménez presentaba diversas contusiones y fue trasladado al Servicio de Patología Forense de Bilbao para que se le practicase la autopsia. El examen que se realizó al cadáver puso a los agentes sobre la pista de un posible caso de violencia de género, al determinar las pruebas médicas que se trataba de una muerte violenta. Además, desde el Centro de Coordinación de la Policía vasca comunicaron a los ertzainas que sobre Antonio G. J. pesaba una orden de alejamiento.

La Ertzaintza, ante los datos recabados, decidió detener en el mismo domicilio en el que se habían producido los hechos al agresor y pareja de Jiménez y a la madre y al hermano de éste por un posible delito de encubrimiento, tal y como apunta el Departamento de Interior. Los tres arrestados, los mismos que habían avisado a los agentes del suceso, se encontraban al cierre de esta edición en dependencias policiales a la espera de ser puestos a disposición judicial.

No era la primera vez que Jiménez era maltratada por su pareja, según Interior. La víctima había presentado en mayo una denuncia contra Antonio G. J. por malos tratos. La mujer relató entonces a la Ertzaintza que llevaba dos años sufriendo palizas y que había sido amenazada con todo tipo de objetos, entre ellos, una pistola y una navaja. Fue a raíz de esta denuncia cuando sobre el agresor se dictó una orden de alejamiento.

La investigación todavía no ha podido aclarar si víctima y supuesto agresor habían vuelto a retomar su relación, ya que Jiménez, toxicómana, no había denunciado una violación de la orden de alejamiento, o qué hacían Antonio G. J. y varios de sus familiares en el domicilio en el que residía la mujer.

La familia de los detenidos y el propio agresor, todos de etnia gitana al igual que la víctima, son viejos conocidos de la Ertzaintza, según fuentes próximas a la investigación. Sólo Antonio G. J. acumula 20 antecedentes policiales, la mayoría de ellos por delitos contra la propiedad en algunas de sus diversas variantes (robo con violencia y sustracción de vehículo) y su progenitor, por tráfico de drogas.

A pocos minutos de conocerse el suceso, el Ayuntamiento de Bilbao hizo público un comunicado en el que condenaba "el brutal asesinato" de Jiménez y trasladaba su "apoyo y solidaridad a sus familiares y allegados". Al rechazo y la repulsa también se sumó la Dirección de Atención a las Víctimas de Violencia de Género del Gobierno vasco, que en un comunicado invitó a todos los ciudadanos a acudir y sumarse a la condena oficial que encabezará el alcalde de la capital vizcaína, Iñaki Azkuna, en las escalinatas del Ayuntamiento de la villa, hoy a las 11.30 horas.

La muerte de Amelia ha sido el trágico cierre a un fin de semana negro en cuanto a agresiones contra mujeres se refiere. Sólo en Bilbao, la Ertzaintza detenía el domingo a un hombre por haber violado a su compañera sentimental en Artxanda durante una celebración familiar y a dos de sus familiares por haber facilitado su posterior huida. También los agentes arrestaron horas antes a otro varón, de 32 años, acusado de haber abordado a una mujer en el portal de su casa y haber intentado violarla.



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.