Málaga: El detenido por estrangular a una mujer dejó el cadáver en su portal
14/06/2010 versión para imprimir

La mujer de 20 años que murió estrangulada el pasado viernes en Málaga fue hallada frente a la casa del principal sospechoso del crimen. "La tiró en la calle, como quien baja la basura", contaba ayer una fuente policial. El supuesto homicida, un camarero español de 31 años, al que el juez ha mandado a prisión, la llamó de madrugada para mantener relaciones sexuales con ella y acabó estrangulándola en su propia vivienda. Se trata de la segunda prostituta asesinada en la Costa del Sol en apenas dos meses.

El crimen del pasado viernes conmocionó al vecindario de la populosa barriada de La Luz. Muchos residentes creían que la mujer vivía allí e incluso especulaban sobre su vida o compañeros de piso. Pero la mujer, de nacionalidad uruguaya, compartía una vivienda en la barriada de Capuchinos, a unos cinco kilómetros. Aquella madrugada acudió al número 10 de la calle alcalde José María Corona, porque su supuesto asesino pidió sus servicios por teléfono.

La víctima, consciente de los peligros que entraña su actividad, adoptaba medidas de autoprotección. Anotaba el teléfono desde el que la llamaban y las direcciones a las que se desplazaba para que la persona que vivía con ella supiera donde estaba. El detenido la llamó por primera vez sobre las cinco y media de la madrugada. Hablaron varias veces, hasta que la joven cogió un taxi que la llevó hasta la vivienda. "Le dio el número del piso cambiado, así que bajó a la puerta a recibirla", relatan fuentes cercanas al caso.

A las 6.53, un vecino alertaba a la Policía de que había una joven tirada en aquella misma acera. Vestía un pantalón vaquero y una camiseta de algodón. En el cuello tenía una marca morada, probablemente ocasionada por una cuerda o una cinta.

Todavía se desconoce el motivo del crimen. El sospechoso fue detenido el viernes por la tarde en el bar en el que trabajaba. Se negó a declarar ante la Policía. "Discutirían por algún motivo, normalmente es por dinero, y la situación se le iría de las manos", especulan los agentes. Con todo, los investigadores han logrado reunir un abanico de pruebas que apuntan al detenido como principal sospechoso y que han llevado al juez a enviarle a prisión preventiva.

"Sacó el cuerpo a la calle cuando amanecía, porque a esa hora ya no tenía márgenes de movimiento para trasladar el cadáver a otro sitio", considera una fuente cercana al caso. "Después, se marchó del lugar y llamó a su madre para pedirle que limpiara la casa", añade.

Durante toda la mañana, los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía trabajaron en las diversas líneas de investigación. A mediodía, dos agentes uniformados custodiaban la entrada al portal donde encontraron el cuerpo y no permitían que los periodistas accedieran al inmueble. En el interior, agentes del grupo de homicidios preguntaban a los vecinos si aquella noche habían oído algo extraño. "Algunos se sobresaltaron con unos gritos, pero pensaron que era una pareja del bloque conocida por sus discusiones. Curiosamente, a aquella hora estaban dormidos", explican los investigadores.

En sus pesquisas dieron con el taxista que llevó a la mujer a la vivienda, y que identificó al detenido. También llamaron a la puerta del piso donde supuestamente murió la mujer. Los investigadores creen que la madre estaba dentro, pero no les quiso abrir hasta que todo estuviera limpio.

Se trata de la segunda meretriz que es asesinada en la provincia este año. El cuerpo de Alla Medofova, ucraniana de 36 años, sigue sin encontrarse. La Policía halló en un paraje de Mijas pequeños restos óseos quemados cuyo ADN coincide con el de la mujer y que corresponderían a una mano, aseguran fuentes policiales.



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.