Almería 2: Un hombre mata a puñaladas a su mujer y a su hijo de cinco años
04/06/2010 versión para imprimir

Mercedes y Cristóbal, madre e hijo de 36 y 5 años respectivamente, fallecieron ayer asesinados en su propia casa tras ser acuchillados por el cabeza de familia. Cristóbal, un hombre de 38 años y vigilante de seguridad del centro comercial de la capital, apuñaló primero a su hijo pequeño clavándole un cuchillo de cocina en el pecho y después degolló a su mujer. Los hechos ocurrieron sobre las 8:45 horas de la mañana en la calle Pí y Margall de la capital, en la barriada de la Plaza de Toros.

Los gritos de dolor levantaron a todo el vecindario que sin saber qué ocurría se echaron a la calle e intentaron auxiliar a la mujer que no paraba de gritar ¡mi hijo, que me lo matan, mi hijo!.  Así lo explicó una vecina que vive puerta con puerta con el matrimonio e indicó que "ella en ningún momento dijo el nombre de su marido, por lo que en un principio pensamos que habían entrado a robarle y por eso gritaba".

Sin embargo, una vez que los demás vecinos empezaron a decir que el marido había caído por el balcón, "corriendo bajamos a preguntarle qué había ocurrido, porque la puerta estaba cerrada y ya no se escuchaba nada, y él decía que no lo sabía. Fue en ese momento cuando supimos que él les había matado", describió sin apenas poder articular palabra la vecina del segundo piso que alertó a la Policía.

El hombre intentó huir de la vivienda por el balcón, deslizándose por el cable de la antena de televisión. Cayó al suelo desde el segundo piso y sufrió heridas. Al parecer, pese a que llevaba la ropa ensangrentada, sólo sufrió fractura en un brazo. Profesionales sanitarios del 061 lo introdujeron en el portal del edificio para practicarle las primeras atenciones y de inmediato fue evacuado hasta el hospital Torrecárdenas donde permanece detenido en observación.
La hija de Mercedes, menor de 16 años y fruto de otro matrimonio, había salido de la casa para dirigirse al instituto pocos minutos antes de que Cristóbal cometiera el doble crimen. Nada más conocerse los hechos una vecina y la Policía fueron a buscarla al centro educativo para hacerse cargo de ella y poner a su disposición la ayuda psicológica necesaria. Por el momento la menor está al cargo de sus familiares y ayer mismo se trasladó hasta el pueblo de su familia materna, Berja.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Almería se ha hecho cargo de la instrucción del crimen.

Los cadáveres fueron trasladados hasta el Instituto de Medicina Legal de la capital, después de que la Policía Científica recogiera del escenario del crimen las pruebas necesarias para instruir las diligencias y esclarecer las causas y la autoría del asesinato.

Los cuerpos, después de las correspondientes autopsias que finalizaron a media tarde de ayer, viajaron hasta el municipio de Berja, de donde era natural Mercedes. Cientos de vecinos, amigos de las víctimas, y compañeros de trabajo del centro comercial se desplazaron hasta el tanatorio Virgitano para estar presentes en el velatorio. Según confirmó el alcalde de Berja, Antonio Torres, el entierro se celebrará hoy a las 17:00 horas. El regidor municipal de Berja, acongojado, condenó enérgicamente los hechos y aseguró que el pueblo entero estaba consternado. "La noticia ha caído esta mañana como una losa. Mercedes ha sido vecina de Berja toda la vida y su familia es muy conocida por todos los virgitanos porque tienen una carpintería y son gente muy buena", destacó Torres a Diario de Almería.

Hoy a las 12:00 horas, el pueblo de Berja se concentrará en la puerta del Ayuntamiento para guardar cinco minutos de silencio en señal de duelo y repulsa por la muerte de Mercedes y su hijo. También los profesores y alumnos del colegio del menor de cinco años mostrarán sus condolencias con una concentración en el patio del centro el lunes a las 10:00 horas.

Los vecinos del matrimonio no daban crédito a lo que había ocurrido. Nadie podía creer que Cristóbal, un hombre al que todos describen como "correcto, sin problemas aparentemente, y serio", haya podido cometer tal "locura". Un joven del barrio, Julio Moreno, incluso indicó que "eran uno de los matrimonios modelo del barrio" y que "nunca se les había escuchado una palabra más alta que otra o discusiones en su casa".

 Los compañeros de trabajo del presunto asesino, alarmados la tragedia, no quisieron valorar los hechos, aunque sí destacaron que nunca se hubieran imaginado que Cristóbal pudiera tener "tanta sangre fría como para cometer algo tan terrorífico".



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.