Almería 1: Mata a su mujer y su hijo de cuatro años y luego se arroja por una ventana
04/06/2010 versión para imprimir

Un hombre ha acabado esta mañana en Almería con la vida de su mujer y su hijo de cuatro años y luego se ha arrojado al vacío por una ventana de la vivienda. La Policía Nacional ha encontrado los cuerpos sin vida y con heridas de arma blanca de la mujer, de 36 años, y su hijo de cuatro años y ha detenido al marido, que se había tirado por la ventana tras matar a su mujer y su hijo. Según los vecinos, para intentar huir, pues había cogido unos cables.

Los hechos han ocurrido en un segundo piso del número 3 de la plaza Pi y Margall de la localidad, cerca de la plaza de toros, a primera hora de este viernes.

La pareja tiene otra hija, Irene, de unos 15 ó 16 años, que en ese momento se había marchado al instituto donde estudia. El pequeño se llamaba Cristóbal.

Una vecina del tercer piso, Ascensión Maldonado, oyó cómo la mujer, de nombre Mercedes, gritaba entre las 8.30 y las 8.45 horas de la mañana "¡que me mata a mi hijo!, ¡que me mata a mi hijo!". Según esta vecina, el marido no hablaba, "sólo emitía bufidos, como si estuviera fuera de sí". Poco después, el marido se arrojaba desde una ventana del segundo piso hacia la calle, sólo con los calzoncillos puestos.

Alba, que es hija de la vecina y amiga de la hija del matrimonio, también escuchó desde su habitación los gritos. Se asomó a la ventana y vio, a través del patio interior, la lavadora del piso del matrimonio cubierta de sangre y a la víctima también cubierta de sangre.

Ella y su padre corrieron hacia la puerta de la casa del matrimonio y empezaron a tocar, e incluso intentaron echarla abajo. En ese momento, el agresor se arrojó por la ventana, siempre según dicha versión.

El hombre, de nombre Cristóbal, se levantó por su propio pie, con su cuerpo lleno de la sangre de sus víctimas. La Policía, alertada por los vecinos, lo detuvo de inmediato y en estos momentos se encuentra ingresado en el hospital Torrecárdenas, donde lo atienden de sus heridas. En principio, parece que sólo tiene fracturado un brazo.

El hombre y la mujer trabajaban juntos en un centro comercial de Almería, ella de cajera y él como vigilante de seguridad. Ambos son de nacionalidad española. No llevaban mucho tiempo viviendo en el barrio.



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.