Barcelona 1: Un joven mata a su expareja y al novio de ella en la Barceloneta
27/05/2009 versión para imprimir

• Los Mossos arrestaron al asesino con la ayuda de dos porteros de discoteca

• Las víctimas, chinas como el agresor, fueron brutalmente acuchilladas

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA
Dos porteros de discoteca intentaron mantenerles con vida. Pero fue imposible. Los dos novios chinos habían sido cosidos a puñaladas. Ella presentaba cortes en la cara y en el abdomen. Estos últimos eran tan profundos que destrozaron los intestinos. Ambos cayeron al suelo en la playa de la Barceloneta.
Los jóvenes orientales, ella de 23 años y él de 20, habían sido acuchillados por el exnovio de la joven, posteriormente identificado por los Mossos d'Esquadra como Xueguiang Ch., de 26 años. Según explicó en su declaración a los agentes, el asesino confeso quiso vengarse de la joven por haber roto la relación sentimental que les unía y haber iniciado un noviazgo con la otra víctima.

DOS CUCHILLOS
El agresor, según varios testigos, empleó dos cuchillos para cometer el doble crimen, que ocurrió a la una y media de la madrugada de ayer. Cuando fue descubierto por los porteros, estaba sentado a horcajadas sobre el cuerpo de una de sus víctimas a la que apuñalaba una y otra vez.
Los porteros, pertenecientes a la empresa Nightman Grew, que custodia los locales de la zona de ocio de Marina Beach, acudieron corriendo al lugar después de que un empleado de la limpieza de la playa les avisara de que se podía estar produciendo un robo.
Mientras uno se quedaba a atender a los heridos, otro salió corriendo tras el agresor, que intentaba refugiarse en la oscuridad de la playa. Con su linterna, lo fue acorralando mientras avisaba a los porteros de los otros locales de lo que ocurría para evitar que se refugiara en uno de ellos. Poco después, una patrulla de los Mossos que estaba de paisano en la zona se sumó a la búsqueda. Xueguiang Ch. intentó esconderse en la zona del puerto deportivo y finalmente fue localizado y detenido por un mosso bajo una furgoneta. Ayer, el detenido se encontraba en la comisaría de Les Corts.

"MURIÓ EN NUESTROS BRAZOS"
"Fue terrible. No puedo quitarme su imagen de la cabeza. Estaba destrozada a cuchilladas. La chica murió en nuestros brazos", cuenta Lorenzo Fuentes, el portero de discoteca que, junto a su compañero Eduardo Cuenca, ayudó a detener al asesino y asistió a las víctimas. Sin embargo, las heridas eran tan graves que los profesionales del Sistema d'Emergències Mèdiques, que llegaron a los cinco minutos, no pudieron hacer nada para salvarlas.



Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.